La gran “REBAJA” fiscal aprobada por Donal Trump a principio de año empieza a pasar factura a la administración y a mostrar que la política y la economía son dos cosas diferentes.

TRUMP comunicó este jueves al Congreso que planea CONGELAR el aumento salarial de los empleados públicos federales tenían prometidos para el 2019 alegando la obvia necesidad de controlar el gasto público.

La reforma tributaria del pasado Diciembre, la más profunda de los últimos años supuso un recorte de 1.5 billones en 10 años y su efecto elevaría el déficit público, ósea la diferencia de lo que ingresa versus lo que gasta.

Se busca cuadrar números mediante el recorte a los funcionarios, “Debemos mantener nuestros esfuerzos para situar nuestra nación en un cauce sostenible” indicó.

Este incremento iba a entrar en vigor desde el 1 de Enero del 2019, pero Trump manifestó “He decidido que tanto los aumentos generales como puntuales sean Cero” acotó.

El desequilibrio presupuestario alcanzará este año 804,000 dólares frente a los 665,000 del año anterior, según fuentes de la Oficina de Presupuesto del Congreso. 

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.