PROTESIS O IMPLANTES

Las personas que han perdido algunas piezas dentarias o todas en algunos casos, especialmente los que han tenido problemas periodontales o las que pertenecen al grupo del adulto mayor a menudo se preguntan cuál sería la mejor forma de solucionar el problema de rehabilitación oral

Existe la posibilidad de solución mediante la prótesis dental o la combinación de implantes más prótesis dental.

En cuanto a la primera opción si es que hay ausencia de algunas piezas y dependiendo de la fortaleza de estas, mediante pruebas clínicas y radiográficas, se puede optar por la colocación de prótesis fija, es  decir aquellos aditamentos (coronas) que se colocan encima de los dientes, cubriéndolos en sus totalidad, con el propósito de solucionar alteraciones en la forma, color y posición, debido a fracturas del esmalte o caries o decoloraciones indeseables. Este tipo de prótesis requiere la preparación de los dientes adyacentes para rehabilitar los dientes que se han perdido.  En este tipo de prótesis, existen diversos tipos de materiales, los cuales tienen sus indicaciones específicas de acuerdo a cada caso individual y a los requerimientos estéticos solicitados por el paciente.

Si la brecha a rehabilitar es más amplia o los dientes remanentes tienen cierto tipo de debilitamiento (evaluado clínica y radiográficamente) la colocación de prótesis fija es cada vez más lejana. La posibilidad es la colocación de prótesis removible como segunda opción, aquella que tiene que ser retirada después de cada ingesta de alimento para realizar la higiene de la misma y de los dientes naturales.  La prótesis removible antiguamente se realizaba con retenedores o ¨ganchos¨ antiestéticos, los cuales mermaban la estética especialmente si éstos tenían que ser colocados en el sector anterior.

La solución tecnológica fue la introducción de atachments o broches de precisión, los cuales brindan estabilidad y retención a la prótesis y por supuesto comodidad superior al paciente. Estos broches van por dentro de la prótesis, eliminando la colocación de los retenedores antiestéticos, brindando una naturalidad comparable al de las coronas en la prótesis fija.

Si el paciente es renuente a usar este tipo de prótesis ya sea por razones de comodidad o no desea que sus dientes sean preparados, tienen la posibilidad del implante. El implante es un aditamento de titanio que es colocado en el hueso maxilar con el propósito de servir como una raíz artificial en una zona donde se ha perdido uno varios dientes. Para determinado fin se requiere de una o más fases quirúrgicas y después se realiza la rehabilitación propiamente dicha con la prótesis convencional anteriormente mencionada.

Las ventajas de una sobre otra: La prótesis sin implantes no requiere de una fase quirúrgica, es más económica y es igual de estética que la que tiene implantes. Los implantes no requieren de una fase de preparación de los dientes adyacentes, la sensación de ¨tener dientes¨ propios es más natural y es más efectiva  (estable) en casos de prótesis total (en ausencia total de dientes).

En suma, las dos son sumamente funcionales y estéticas, con ventajas y desventajas, queda en sus manos estimado paciente optar por la propuesta más apta para Ud. es preciso informarse, acudiendo a la consulta odontológica para que este alcance se profundice y tenga mayor confianza antes de decidir por el tipo de tratamiento.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.