DAMARIS: PRECURSORA DEL GRITO ANDINO


La consigna de José María Arguedas imploraba Por un Perú de todas las sangres; Damaris Mallma, nueva figura del folclor andino contemporáneo, en la actualidad (quizás influenciada por tal diatriba) le lanza a Latinoamérica su propuesta de integración con su Tusuykusun, tema emblemático de Mil Caminos, disco que conjuga los sabores de la costa, los andes y el electro-pop de fácil sintonía. Con la crónica de su aún corta vida musical, nos propone conocerla alejada de esa manifestación mediática en la que los medios de comunicación la quieren convertir.

La lengua inca se impuso en Viña del Mar: Damaris ganó dos Gaviotas de Plata.

¿Cuándo visualizó tener una carrera musical?
El mundo musical andino era muy familiar para mi, mi madre me regaló un charango a los 6 años y es ahí que la música entró en mi y a los doce años empecé ha componer mis primeras canciones. No fue tan fácil. Pensé mucho para hacer mi primera canción.

¿Qué música escuchaba en su infancia?
Vivía en Huancayo y recuerdo mucha música andina tradicional y latinoamericana.  Condemayta de Acomayo es una agrupación que  recuerdo mucho.

¿Su madre la aconsejó mucho?
Lo mejor fue que siempre estuvo a mi lado, me apoyó siempre en la música, ahora es ella que me da muchos consejos en esta carrera.

¿Sintió algún cambio cuando llegó a Lima?
Vivía con mi prima, no recuerdo mucho pero me adapté muy rápidamente. Felizmente no significó para mi ninguna ruptura con nada.

¿Cuál es la definición de su música?
Creo que estamos en un momento de evaluación, este segundo disco es bastante distinto al primero, trato de sintetizar con un nombre mi propuesta, aunque no logro definirla todavía pero conozco mis influencias. Expreso lo que llevo dentro, soy andina con la experiencia de haber vivido en Lima, cuando compongo una canción es esa mezcla la que se expresa en mi, lo mío es folclor peruano no tradicional.

Estamos en época de mezclas…
Es un momento de moda, aunque yo no pertenezco a ella porque he crecido con el folclor dentro de mi.

¿Cuál es su visión de la música andina?
Ha crecido mucho, hay mucha gente joven que está haciendo folclor y tiene una mayor cobertura, que bueno por eso, va por buen camino, ya la música andina no pertenece a un segmento o edad determinada en la población, soy muy optimista y creo que se desarrollará mucho más.

¿Cómo toma la explosión pública que está viviendo?
Con mucha calma, trabajo tranquila desde que tengo 15 años, ahora tengo 22 y siento esto como un momento en el puedo mostrar lo que hago, ahora me siento con mayor madurez artística, creo que es el momento indicado y eso es bueno.

¿La reconocen en las calles?
A veces, en algunos días (risas)

Viña del Mar…
Fue un reto, lo tomé como un examen, envíe 2 temas y luego me dieron la sorpresa de que había sido seleccionada.

¿A qué se debe su cambio de imagen luego de Viña?
Hubo un proceso, conocí a una persona que interpretaba mi música en la ropa y con ella hicimos el vestuario que usé en Viña del Mar. No fue inmediato, se dio naturalmente.

¿Siente que la música que hace está llegando a todas las clases sociales en el Perú?
Mi público es bastante variado, creo que hablar de clases sociales ya  es un poco obsoleto, estamos conociendo a las personas que están a nuestro lado, creo que hay mucho desconocimiento sobre la música andina en general más que cierta marginalidad.

Existe en su disco una canción llamada Toronja ¿tiene alguna presión por conservar una estética determinada?
Una profesora de danza me decía que lo importante es sentirse bien siendo flaca o gorda, todas las mujeres creemos que nos vemos gordas, actualmente me siento bien con mi fisonomía. Toronja es una canción para sentirse bien y para que la gente nos valore como somos y no como nos vemos.

¿Aceptó rápido la invitación a la cumbre ALC-UE?
Me informé primero y como se trataba de integración me pareció un honor que aquí en Perú se llevara a cabo tal encuentro. Me agrado la idea por eso acepté.

¿No cree que el Gobierno la ha usado como elemento de marketing para lavar la imagen negativa que dejó en el periodo 1985-1990?
No he realizado ese tipo de evaluación… personalmente sentí honesta la invitación y felicitación de la esposa del Premier. Creo que los objetivos fueron positivos.

¿Cuáles son sus planes con la música?
Seguir mejorando cada día y difundir mucho más nuestro folclor, quiero que el Perú tenga presencia en el mundo y que nos reconozcan. Creo que la música andina merece el mismo lugar y reconocimiento que cualquier otro género musical.

MIL CAMINOS

Dolly JR Producciones 2007

Se trata de la segunda placa de Damaris, álbum que la llevó hasta el tradicional festival Viña del Mar en donde obtuvo dos Gaviotas de Plata, la primera por compositora y la segunda por interprete, pero independiente al mencionado acontecimiento; Mil Caminos es en primer lugar un disco eficientemente producido por su misma autora bajo los buenos arreglos musicales de Martín Venegas.

Sin ánimo de ingresar en escenarios explosivamente comerciales, la placa explora y muestra con calidez una variada mezcla de sonidos asociados a la música negra, una base electrónica emparentada al pop y una gran carga emotiva en sus surcos andinos como lo demuestra en Tu Silencio, uno de los episodios más puros que la  artista ejecuta al lado de Saywa (su madre), reconocida figura del folclor andino en nuestro país.

Los temas que destacan son: Tusuykusun, quizás el primer tema con formato de single que jamás tendrá difusión radial -a menos que un milagro ilumine la mente de los programadores de radio- , la canción  contiene mucha energía, dinamismo y un circulo armónico que invita al baile y es  precisamente, la ancestral Danza de Tijeras la que se fusiona con el repique siempre presente del cajón peruano,  al igual que en muestras como Mil Caminos, track que le da titulo y engloba la propuesta de todo el disco.

La obra constituye quizá el legado que dejó Miki González con Café Inkaterra o Coca Kintucha de Mino Mele y Gisela Pérez-Ruibal, pero de lejos, posee un color mucho más popular que acerca este álbum a los oídos comunes de los jóvenes como Damaris, que con tan solo 22 años se proyecta como una consagrada artista sobre tablas internacionales.

Palomitay es uno de los momentos más acariciadores de toda la producción, calma, paz, dulzura y la gran interpretación de su protagonista, se encierran en un momento bastante blanco que contiene esa simpleza no premeditada de una post-adolescente andina. Un disco de gran manufactura que merece, sin duda, ser atesorado y escuchado de principio a fin.

Escrito por: Carlos Huamán

4 COMENTARIOS

  1. hola dámaris, soy de viña y te vi en vivo desde la galería de la quinta vergara, el 2008 cuando hiciste la primera presentación y nos dejaste a todos boquiabiertos con el baile en la pasarela, me encantaría conocerte, te amo, si perú es capaz de formar mujeres como tú, entonces debe ser un gran país. voy a ir a verte al hotel o cuando acompañes a tu mamá en el escenario cuando defienda el tema “tu grandeza”. te quiero. peruanita guapa

  2. hola me llamo kelly margot tengo 13 años …damaris tu eres el futuro y gracias x dejar e alto el peru y aunque no ganaras la gaviota igual ya eras una ganadora para toda tu gente q te admira en especial yooooo quien te admiro mucho espero que lo leas damaris a mi gusta tocar la guitarra igual que tuu quisiera conocerte en vivo y q m des tu autografo. te dejo mi correo espero q me agreges xfa quisiera conversar con tigo damaris.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.