Actualizado Agosto 2018

Construída sobre lo que fue el Palacio del Inca Wiracocha, La catedral empezó a edificarse desde 1559 y tomó casi un siglo el culminarla. Fue construida usando bloques del cercano Sacsayhuamán.

En la fachada y el interior domina el estilo renacentista, con una decoración interior muy rica en tallas en cedro y aliso. Sobresalen por su belleza el coro y el púlpito. Conserva una colección importante de pinturas de la escuela cusqueña y objetos de plata repujada.

La catedral es uno de los mayores repositorios de arte colonial de la ciudad, especialmente para obras de la escuela cuzqueña, conocida por su combinación decorativa de estilos de pintura devocional europea del siglo XVII con la paleta de colores y la iconografía de artistas indígenas andinos.

Catedral del Cusco: Interior

Un ejemplo clásico es la representación frecuente de la Virgen María que usa una falda con forma de montaña con un río corriendo alrededor de su dobladillo, identificándola con Pachamama (Madre Tierra).

Una de las pinturas más famosas de la escuela cuzqueña es La última cena del artista quechua Marcos Zapata. Encontrado en la esquina noreste de la catedral, representa una de las ocasiones más solemnes en la fé cristiana, pero lo adorna con una pequeña fiesta de comida ceremonial andina; busque el cuy asado (conejillo de Indias) de aspecto gordo y jugoso que roba el espectáculo con los pies sostenidos en el aire.

Catedral del Cusco: Pintura Cusqueña de la Ultima Cena.

También busque la pintura más antigua que haya sobrevivido en Cuzco, que muestre toda la ciudad durante el gran terremoto de 1650. Se puede ver a los habitantes desfilando alrededor de la plaza con la imagen del El Señor de los Temblores, rezando para que el terremoto se detenga, lo cual hizo milagrosamente.

Este precioso crucifijo, llamado  aún se puede ver en la alcoba a la derecha de la puerta que conduce a El Triunfo.

Todos los años, el Lunes Santo, el Señor sale en un desfile y los devotos le arrojan flores de ñucchu, estas se asemejan a gotitas de sangre y representan las heridas de la crucifixión. Las flores dejan un residuo pegajoso que recoge el humo de las velas votivas encendidas debajo de la estatua: es por eso que ahora es negro. 

Catedral del Cusco: Señor de los temblores

La sacristía de la catedral está cubierta con pinturas de los obispos de Cuzco, empezando por Vicente de Valverde, el fraile que acompañó a Pizarro durante la conquista.

La crucifixión en la parte posterior de la sacristía se atribuye al pintor flamenco Anthony van Dyck, aunque algunos guías afirman que es obra del español Alonso Cano, del siglo XVII.

El altar de madera original está en la parte posterior de la catedral, detrás del actual altar de plata, y frente a ambos se encuentra el coro magníficamente tallado, que data del siglo XVII. También hay muchas capillas laterales de plata y oro deslumbrantes con plataformas elaboradas y altares que contrastan con la austeridad de la piedra de la catedral.

Las enormes puertas principales de la catedral están abiertas de manera gratuita a los fieles genuinos para las misas entre las 6 y las 10 AM.

  • Teléfono‎: ‎(084) 246799
  • Lunes a domingo‎: ‎10:00 a. m. a 06:00 p.m. 
  • Dirección‎: ‎Plaza de Armas del Cusco.
  • E-mail‎: ‎informes@cuscovirreinal.com

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.