LA CATEDRAL DE AREQUIPA

La Catedral es el templo más importante de la ciudad y diócesis de Arequipa por varias razones. Por ser sede de la jerarquía eclesiástica de la diócesis: Arzobispo y Cabildo Metropolitano; por que su existencia está ligada a la historia misma de la ciudad; porque su majestuosa presencia, en la Plaza de Armas y en general en el paisaje urbano, la convierten en uno de los símbolos de Arequipa; y porque atesora entre sus muros la fe de un pueblo histórica y mayoritariamente católico y piadoso, al mismo tiempo que diversos objetos de un destacado valor artístico que estamos en el deber de estimar y preservar.

Si bien la historia de este templo se inicia el día mismo en que se fundó la ciudad, el 15 de agosto de 1540, su configuración actual es el resultado de la sobresaltada acción y reacción de la naturaleza y de los hombres. La naturaleza, y algunas veces el azar, transformados en terremotos e incendios remitentes, han destruido muchas veces sus muros. Los arequipeños, con la terca obstinación del que no se amilana ante las agresiones naturales y más bien las transforma en acicates, supieron no sólo reponer la obra destruida, sino, cada vez, hacerla con mayor esplendor y gracia.

Los ambientes de esta bella mansión, con características señoriales, permiten “trasladarse imaginariamente al pasado colonial”y representa parte de la historia de Arequipa en sus “cambios de propiedad”.

En 1987 se aperturó al público para visitas histórico-turísticas.

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.