EL PIONONO: SAGRADA Y DULCE INSPIRACIÓN

Con religiosa dedicación fue hecho a imagen y semejanza del Sumo Pontífice.

Como muchos de los ancestrales dulces de la repostería mundial, “El Pionono”, fue concebido bajo santo claustro y fue amasado por vírgenes y santas manos que han impregnado en dicho postre sublime dulzura y un irresistible aroma. Suave, cubierto de celestial blancura y con el punto perfecto de sabor, “El Pionono” nos brinda su especial historia.

En 1897 Ceferino Isla Gonzáles, que había sido asistente en el Obrador de Manuel “El Gallego”, se instaló en la calle Real de Santa Fe, Granada, España, para abrir su propio obrador de pastelería, recinto que hasta nuestros días permanece en el mismo lugar con el nombre de “Casa Isla”, en donde se prepara, dicen algunos, el mejor Pionono del mundo.

Ceferino era muy religioso y devoto de la Virgen, en su cristiandad, quería rendirle un homenaje al Papa Pio IX (Pio no no), el último Papa Rey, por la proclamación del reconocimiento a la Inmaculada Concepción de María, en esta coyuntura, Ceferino dio forma a la idea de crear un nuevo pastel, que no solo lleve el nombre del Papa (fue así como surgió el nombre Pionono), si no también que llevase, supuestamente, la imagen del mismo, de aspecto cilíndrico y algo regordete.

Fue así que empezó todo, el pastel revestido como el Papa con una sotana blanca (canastilla de papel en la que se deposita el bizcocho) y coronilla de crema azucarada y tostada, sobrepuesta al cilindro de bizcocho (que simboliza el gorro con el que el Papa cubre su coronilla), vio la luz y gracias al hermano Ceferino hoy disfrutamos del delicioso Pionono.

Escrito en Postres por Carla Comenta ahora!

Un postre muy tradicional y delicioso, como para un lonchecito, un desayuno o para cualquier momento que prefieras. Siempre caerá bien un rico pionono que tú misma puedas preparar en casa, ¡muy fácilmente!

Ingredientes.

  • 4 cucharadas de harina sin preparar.
  • 1 taza de manjar blanco.
  • ½ cucharadita de cremor tártaro.
  • 5 cucharadas de azúcar en polvo para decoración.
  • 6 huevos.
  • 4 cucharadas de maicena.
  • 1 taza de azúcar.
  • 1/4 de cucharadita de vainilla.
  • Pizca de sal.

Preparación.

Separar las claras de las yemas de huevo y reservarlas. En un bol o recipiente hondo y amplio, mezclar las yemas de huevo, la mitad de la taza de azúcar, el harina y la maicena previamente cernidas, la sal y la vainilla.
En otro recipiente, batir las claras más el crémor tártaro, para luego ir echando poco a poco el resto del azúcar. Continuar batiendo hasta punto nieve.
Agregar la mezcla anterior a la de las claras e ir moviendo suavemente. Luego, colocar esta mezcla resultante en una fuente para hornear rectangular previamente engrasada, cubierta por harina y forrada en papel de hornear (o manteca). Llevar al horno por unos 25 minutos o hasta que la parte de encima del bizcocho esté dorada

Tomar un pedazo de tocuyo o trapo limpio y seco, humedecerlo y estirarlo sobre una superficie plana. Retirar el bizcocho y desmoldarlo volteando el molde sobre el paño.
Una vez encima del paño, esparcir la crema de manjar blanco encima del bizcocho y enrollar con la ayuda del trapo húmedo, dándole su forma característica. Dejar enfriar.
Colocar el pionono sobre una bandeja o fuente y espolvorearlo con el azúcar en polvo.

VIDEOS SOBRE PIONONO DE MANJAR BLANCO

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.