El maíz es una gramínea oriunda de las América, pero antes que este alimento adquiera fama mundial y presencia gastronómica, hace unos ocho mil años, el maíz ya era domesticado en América y gozaba de una significativa presencia en las antiguas culturas de nuestro continente, entre ellas las más importantes: Inca, Maya y Azteca. Se sabe que estas tres culturas, con muchos rasgos de similitud, establecieron su economía y alimentación en base al maíz, siendo éste uno de los motivos principales por la que se le incluyó como elemento presente en la mayoría de sus ritos y festividades.

EL MAIZ, GRANO IMPERIAL
Aunque es más conocida como cuna de la papa, la sociedad Inca también fue, al igual que las otras grandes civilizaciones de América, una civilización del maíz, cultivo conocido en el Perú desde por lo menos 1200 años a.c. Los antiguos agricultores peruanos lograron sofisticación en la selección y creación de nuevas variedades adaptables a los diversos espacios geográficos y climáticos. El cronista Bernabé Cobo relata que en el antiguo Perú se hallaba maíz (llamado choclo) de todos los colores: blanco, amarillo morado, negro colorado y mezclado.

Hoy en día, en la costa, sierra y selva del Perú, se cultivan más de 55 variedades de la popular mazorca, más que en ningún otro lugar del mundo. En los Comentarios Reales de los Incas, del Inca Garcilazo de la Vega, nos ilustra sobre los hábitos alimenticios en la Colonia. Este escritor relata que uno de los pilares de la alimentación era el maíz, que llamaban sara y que lo comían tostado o cocinado en agua. En ocasiones solemnes molían los granos para hacer un pan llamado tanta o humita. Para fiestas solemnes, como la del sol (Inti Raymi), se hacían panecillos llamados zancu. El maíz se comía también tostado, y se le denominaba como aún se hace hoy: cancha (antecesora del pop corn).

Receta de Choclos a la Huancaína

    • Ingredientes del Choclo a la Huancaína
  • seis choclos tiernos
  • 200 gramos de queso fresco
  • tres ajíes frescos
  • una pizca de palillo
  • media taza de leche
  • media taza de aceite
  • tres huevos duro
  • seis aceitunas de botija
  • hojas de lechuga, sal y pimienta.

Prepación de Choclo a la Huancaína

Licuar el queso con leche, sazonar con sal, pimienta y palillo.
Colocar el aceite en una olla; agregar el preparado anterior, moviendo constantemente, hasta que la salsa unida(si es necesario se agrega un poco más de leche).
Sancochar los choclos en agua con azúcar y gotas de limón. Ya cocidos, escurrirlos.
Acomodarlos en una fuente, cubiertos con la salsa y decorados con rajas de huevo duro, aceitunas y la hojas de lechuga
Servir y disfrutar.

Agrega Tu Comentario

avatar

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.

  Suscribirse  
Notificación de