SURFING: CABALGANDO SOBRE LAS OLAS

¿Es posible cabalgar sobre las aguas?…  sí, el Surfing lo puede. Por eso ya hay miles de jóvenes atrapados por el magnetismo de las olas de nuestro litoral donde la naturaleza nos ofrece innumerables playas para la práctica de este deporte. Ellos, émulos de los antiguos peruanos que danzaban sobre las crestas de las olas, hoy tienen en Sofía Mulanovich a la imagen del deportista exitoso quien ha logrado poner el nombre del Perú como destino obligado para los mejores surfistas de todo el mundo.

El Perú es uno de esos privilegiados lugares del planeta donde es posible “surfear” los 365 días del año a lo largo de casi 3,000 kilómetros de litoral. Así lo entendió el influyente diario estadounidense The New York Times, en un artículo escrito en mayo donde destaca a nuestras playas (como Máncora y Cabo Blanco) como un destino extraordinario para correr olas.

En noviembre de este año, Máncora fué la sede del World Championship, circuito mundial femenino de tabla que atrae a las mejores 17 surfistas del mundo. Este certamen contó con la participación de nuestra principal exponente, “Sofi” Mulanovich; a quién la prestigiosa revista Surfing Magazine recientemente nombró Mejor surfista femenina del 2007.

Caballitos de mar

No cabe duda que en el Perú el surf se practica desde los inicios de la civilización en esta parte del continente americano. Los antiguos pobladores de las costas del Perú surcaban las olas en sus balsas de totora, retornando de sus faenas de pesca en un ritual diario y obligado. Es decir, para ser pescador en el antiguo Perú había que ser surfer.

Esta afirmación se basa en los cerámicos pre-incas de la Cultura Mochica donde se ven a un hombre sobre maderos, tratando de atravesar las olas. Y hasta el día de hoy se pueden apreciar en playas de Huanchaco, Trujillo, a los famosos Caballitos de Totora que sirven para la pesca artesanal por su fácil manejo.

Adrenalina y arena

El Perú cuenta con playas ideales para satisfacer a los tablistas más exigentes durante todo el año, destacando las del departamento de Piura, como Máncora y Cabo Blanco, famosa por tener las olas tubulares más perfectas del litoral inca.

Igualmente, hay playas como Nonura, cuyas olas izquierdas son de difícil acceso y con 3 metros de altura, y Panic Point (al sur de Cabo Blanco), con sus olas tubulares rápidas. Cabe destacar la playa Chicama o Malabrigo (La Libertad), que es la “vedette” para la práctica de este deporte de la adrenalina y el suspenso, ya que ostenta el récord mundial de poseer la ola izquierda más larga del mundo; una tubular, con 4 secciones.

También en el centro del Perú se encuentran las playas de Centinela, La Herradura, Punta Hermosa y Cerro Azul, con una gran variedad de olas para todos los niveles.  Y por supuesto, la playa Pico Alto donde se encuentra la ola más grande del Perú, llegando a los siete metros de altura. Y si de aficionados se trata, la Costa Verde en Lima es la opción de aprender el ABC del Surfing con olas aptas para todos los niveles.

Auge y promoción

El Surfing en nuestro país va creciendo como la espuma y encontrando más acogida entre niños, jóvenes y adultos. Desde que “Sofi” se coronó campeona mundial, este deporte se ha popularizado y los triunfos peruanos llegan con frecuencia. Hoy en el Perú hay más de 70 mil tablistas y más de 40 escuelas de tabla, cuando en la década pasada solo había 25 mil tablistas y 1 escuela.  Ante el auge del surf en el Perú, el Estado y la empresa privada deberían apoyar a quienes quieren promover nuestras playas como referencia obligada para los surfistas del mundo. Los surfers peruanos dicen que después del fútbol, la tabla es el deporte con mayor cantidad de adeptos en Perú.

Maretazos contra el Surf

Pero desde hace años existe un problema que viene agitando las aguas embraveciéndolas aún más. Es la destrucción paulatina de playas consideradas idóneas para la práctica del surf, a manos de empresas privadas para la construcción de embarcaderos, restaurantes y locales de diversión, como ha sucedido en la Costa Verde. Es decir, se “gana” terreno al mar en desmedro de la dinámica natural costera, alterándola ostensiblemente pues las olas ya no serán las mismas. Según Promperú, sólo en el 2007, 45 mil personas practicaron el surf en nuestro litoral y de ese total, un 7% lo hizo en las playas de Lima. Las olas de nuestras playas son un bien de la comunidad, un espacio público marino. Una vez destruidas el daño será irreparable. Protejámoslas.

Por: Pedro Orrego Arias

2 COMENTARIOS

  1. Es bueno ver que el deporte peruano se destaque a buen nivel, felicitaciones a Sofia, que se hizo conocida por la promocion que le hizo la bella campeona mundial del box femenino.
    Arriba el deporte peruano representados por peruanos de calidad! !

DEJA UNA RESPUESTA

Deja tu comentario!
Please enter your name here

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.