LA CATEDRAL DE PUNO

Presenta un estilo barroco mestizo y consta de dos torres gemelas, en el cuerpo superior de estas torres están los campanarios con arcos de medio punto con ventanas rematados con perillones en los cuatro laterales.

Su fachada principal posee una inmensa portada de ingreso con arco de medio punto, adosadas con cuatro columnas que imitan al estilo salomónico cuya decoración esta realizada en racimos de uvas, completadas con capiletes corínticas labradas con figuras de acanto y cornisamientos que dividen la fachada en dos cuerpos.

Este imponente frontis se caracteriza porque presenta hornacinas que perennizan la imagen de los santos apóstoles. Lo más resaltante de la fachada los relieves labrados con motivos andinos, sirenas indias, pumas totémicos, picaflores, flores nativas como el panti panti y follajería andina. Fue esculpido por el artista puneño Simón de Asto.

En el interior de la catedral se caracteriza por su ambiente de amplitud y sencillez, posee un altar mayor de marmolina obra del arquitecto Emilio Hart, se veneran dos imágenes milagrosas que fueron llevadas al altiplano en los primeros años de la colonia El Señor del Quinquenario o el Señor de la Bala y la Virgen de los remedios que tuvieron una iglesia de Plata en San Luís de Alba.

BAÑOS TERMALES DE PUTINA, PUNO

Sus aguas ricas en cloruro sódico, magnesio y zinc, son ideales para las personas que padecen de enfermedades reumáticas y epidérmicas.

En los alrededores de los baños (sus aguas alcanzan 39° centígrados como promedio), hay un hermoso bosque de puyas de Raimondi, la inflorescencia más grande del mundo. Pero eso no es todo, la zona es habitada por camélidos sudamericanos (vicuñas y alpacas).

Los baños se encuentra en la localidad de Putina, a 137 kilómetros de Puno. Atienden de martes a domingo desde las 8:00 horas hasta las 21:00 horas.

TAQUILE

Aproximadamente a 35 Km. de Puno por barco (cuidado con las insolaciones durante la travesía) y de aproximadamente 7 Km. en su parte más ancha, es la isla soñada: no hay hoteles, carreteras, electricidad, autos, ni siquiera bicicleta ni perros.

La visita de la isla en un sólo día puede ser bastante agotadora, debido al trayecto en barco (6 hrs. ida y vuelta), a los 533 peldaños que hay que subir para acceder al pueblo, y por la altura. Las terrazas pre-incas y las pequeñas ruinas delimitan el terreno y los numerosos pasajes que lo tendrán ocupado.

La comunidad de 1,200 indios es muy acogedora y el turismo aún no ha modificado ni un poco el modo de vida de ese habitante de otra era, vestido con trajes tradicionales y que hablan solamente el quechua.
Es una isla que ha sabido preservar un gran valor étnico y cultural así como las tradiciones del trabajo artesanal del textil.

Para el turista que desea pasar la noche ahí, las familias proponen su hospitalidad en sus hogares. Para las comidas, se encuentran restaurantes improvisados donde se sirve solo lo disponible: trucha fresca para los suertudos, papas hervidas para los otros.

La gente vive en comunidad y mantiene entre sí una fuerte cohesión; la repartición de los cultivos y de las cosechas se hace en función de las necesidades de cada uno. Algunos hombres usan un sombrero con una punta blanca, lo que significa que son solteros.

ISLAS DE LOS UROS, PUNO

La Isla de los Uros, es un conjunto de islas flotantes formadas en base a totora, habitada por los UROS, pobladores indígenas descendientes de una de las culturas más antiguas de América.

Las principales actividades económicas de los uros son la pesca y la caza; también se dedican a la elaboración de tejidos de tapices de lana y al disecado de animales.

Para llegar a estas islas se toma el servicio de lanchas a motor, las cuales parten del Puerto de Puno, de 08:00 a 14:00 horas. La visita a este lugar dura aproximadamente 3 horas.