NECRÓPOLIS DE CAUCHILLA, NAZCA

Esta gran necrópolis tiene una extensión de 2 Km. de largo por 0.5Km. de ancho, y se ubica a 27 Km. al SE de la ciudad de Nazca. Se llega a ella, siguiendo la carretera Panamericana Sur hasta el Km. 469.20, de allí se desvía una trocha carrozable hacia la izquierda cerca de 7Km. de distancia.

La necrópolis de Chauchilla es uno de los más grandes cementerios de las diferentes culturas que hallaron los arqueólogos en los valles de Nazca. Se ubica en los antiguos predios de Poroma, su antigüedad data de 1,000 años d.C., y pertenece al imperio Regional de ICA-Chincha.

CENTRO CEREMONIAL CAHUACHI, NAZCA

Ubicado en la provincia de Nazca, a la altura del Km. 455.2 de la Panamericana Sur, de allí se transita aproximadamente 25Km., en una trocha carrozable con dirección al Sur-Oeste.

El centro ceremonial de Cahuachi se compone de varios conjuntos arquitectónicos, caracterizándose por sus pirámides y grandes cementerios, tiene un área aproximada de 24 km2, la totalidad se encuentra cubierta por capas de arena.

Cahuachi es el centro ceremonial más grande del mundo con 24Km. cuadrados de extensión, es el centro más importante de la cultura Nazca, que se desarrolló entre los 400 años después de Cristo y fue utilizado para hacer ofrendas relacionados con la agricultura que era su principal actividad.

ACUEDUCTOS DE CANTALLOC, NAZCA

Restos arqueológicos de la cultura Nazca, que muestran un conjunto de acueductos y reservorios que permitían transportar el agua desde los andes de la región para el consumo y la agricultura de esta zona, tradicionalmente árida. Y son muestra clara del alto desarrollo alcanzado por los Nazca en la ingeniería hidráulica.

Este impresionante legado, compuesto por cerca de 40 canales, espera a los visitantes a 15 minutos de la ciudad de Nazca.

LAS LÍNEAS DE NAZCA

Las líneas de Nazca, nombre más conocido del principal atractivo turístico de la zona, se encuentran en las Pampas de Jumana, Nazca, en el Perú, y están compuestas por un conjunto de figuras zoomorfas, fitomorfas y geométricas que aparecen grabadas en la superficie de las mesetas desérticas.

La primera referencia a dichas figuras pertenece al conquistador Cieza de León en 1547.

La matemática María Reiche influyó en Paul Kosok aventurando la hipótesis de que dichos dibujos tenían un significado astronómico.

El primer estudio de campo serio sobre estos dibujos se debe, tras cinco temporadas de trabajo de campo, al equipo de Reindel e Isla. Dichos arqueólogos han documentado y excavado más de 650 yacimientos y han conseguido trazar la historia de la cultura que generó estos dibujos, además de darles un sentido.

El aprovisionamiento de agua jugó un importante papel en la región. Las excavaciones han sacado a la luz pequeñas cavidades en los geoglifos en las que se han encontrado ofrendas religiosas de productos agrícolas y animales, sobre todo marinos. Los dibujos formaban un paisaje ritual cuyo fin debió ser propiciar la invocación del agua. Además se han encontrado estacas, cordeles y ensayos de figuras. De estos elementos tan simples se sirvieron los antiguos pobladores de Nazca para trazar los dibujos. Además hay que recordar que es una de las zonas más secas del mundo lo que favorece la conservación de los dibujos.

Vistas de cerca, estas líneas se convierten en simples surcos en el suelo. Las características geológicas de la pampa propician que no sea necesario mucho más para obtener un resultado visible. La superficie está compuesta por una capa de guijarros de un color rojizo oscuro causado por la oxidación, que cubre otra de un color amarillento claro. Los nazcas se limitaron a retirar las piedras superiores siguiendo un trazado que previamente habían señalado con estacas, unidas por cordeles, a partir de un modelo a escala menor y unas dosis de geometría. Las piedras eliminadas eran acumuladas en pequeños túmulos que todavía se conservan. El método de trabajo ha sido completamente reconstruido a partir de las pruebas recogidas por las expediciones arqueológicas.

Lo asombroso es que estas líneas solamente pueden ser observadas en toda su inmensidad desde el aire, al sobrevolar el desierto. Estas líneas también son testimonio de un gran conocimiento geométrico de los antiguos peruanos.