Top

EL VOTO HISPANO CUENTA: HISPANOAMERICANOS CAMINO AL PODER

Recomendar este artículo






Enviar a un amigo (Send to A Friend)

imagen-latinos
Lo que hace algunas décadas parecía una utopía, ahora es una realidad. Ya podemos decir con orgullo que la mayoría de candidatos de diferentes posiciones políticas, tienen que escucharnos y conocer de cerca nuestras necesidades. Pero no solo eso, también somos una comunidad que poco a poco vamos incursionando en la vida política norteamericana, no solo al obtener escaños políticos en los tres niveles de gobierno, sino también en otras actividades socioeconómicas y culturales.


SOMOS LA FUERZA LATINA.

A nivel local, estatal y federal, hemos ganado posiciones tanto para concejales, alcaldes, asambleístas, gobernadores, jueces, senadores estatales y federales. Es interesante saber que más y más hispanoamericanos residentes en los Estados Unidos de América y, con derecho al voto, continuamos ganando terreno político.

La importancia del voto hispano

En el 2010, la oficina del censo declaró que la población hispana bordeaba ya los 50 millones de personas. Pero, el voto hispano ya había empezado a surgir como determinante en las elecciones desde la postulación del presidente Bill Clinton, cuando aproximadamente el 72% apoyó su candidatura haciéndolo ganador.

voto-latino-610x362 En el 2004, cerca del 76% de 12 millones de hispanos apoyaron al candidato Barack Obama y 31% lo hizo por el candidato republicano John McCain. Una diferencia contundente que convirtió a Barack Obama en el presidente número 44 de los Estados Unidos. En este año el presidente Obama gana su reelección enfrentándose al candidato republicano, el gobernador Mitt Romney -después de 18 meses de campaña electoral apoyado por el voto latino-, donde recibió más del 75% de los votantes a nivel nacional.

Estas estadísticas demuestran que la importancia del voto hispano en Estados Unidos no es solo cada día más fuerte, sino determinante en las  elecciones presidenciales. Ahora podemos decir que el voto latino si cuenta y me atrevo a predecir que, en menos de tres décadas, tendremos un presidente de origen Hispano.

Es el momento preciso para que ambos partidos políticos, demócratas y republicanos, tracen un plan de inclusión de más hispanos en posiciones políticas y administrativas.

La historia está de nuestra parte

Hemos dejado un gran precedente en la historia de esta nación desde los inicios del siglo 15 y podemos enumerarla; nuestra participación en este país comienza alrededor de 1542, cuando Juan Rodríguez explora lo que hoy es la Bahía de San Diego. En 1602, Sebastián Vizcaíno solicita a España que colonice California. En 1846 estalla la guerra entre Estados Unidos y México. En 1898 Cuba y Puerto Rico se independizan de España. En 1916, Ezequiel Cabeza se convierte en el primer hispano en ser elegido Gobernador del Estado de Nuevo México. En 1917, Estados Unidos concede la ciudadanía norteamericana a todos los puertorriqueños.

En 1932, Benjamín N. Cardozo fue el primer hispano nombrado Juez de la Corte Suprema. En 1935, Dennis Chávez fue flamante senador representante de Nuevo México. En 1949, Edward Roybal es nominado concejal de Los Ángeles y, en 1963, es designado para el Congreso. En 1959, el Dr. Severo Ochoa, fue el primer hispano en ganar el prestigioso Premio Nobel de medicina por sus estudios de RNA. En 1962, César Chávez funda la “Asociación Nacional de Trabajadores Campesinos”, que hoy lleva el nombre de Sindicato de Trabajadores Agrícolas (UFW). En 1970, Hernán Badillo se asume como Presidente del Condado del Bronx-NYC y en 1970 fue el primer representante al congreso. En 1975, Raúl Castro es electo primer gobernador hispano del estado de Arizona.

En 1981, Henry Cisneros, es nombrado alcalde de San Antonio, Texas. En 1986, se aprueba la reforma de inmigración y alrededor de 3 millones de inmigrantes solicitan su residencia. En 1987, Fernando Ferrer, fue Presidente del Condado del Bronx-NYC y en el 2001 es candidato a la alcaldía Neoyorquina. En 1989, Ileana Ros-Lehtinen, llega al Congreso representando al condado de Miami-Dade, Florida.

En 1991, cerca de 25 millones de soldados participan en la Guerra del Golfo Pérsico. En 1992, Nydia Velásquez fue distinguida como una de las primeras mujeres en llegar al congreso representando al distrito electoral 12, condado de Brooklyn-New York. En el 2001, la Oficina del Censo del Departamento de Comercio revela que la presencia latina llega a 35 millones de personas. En el 2001, gracias al límite de términos alrededor de 50 candidatos hispanos postularon a las diferentes posiciones políticas de la ciudad de Nueva York. En el 2002, José Peralta es nombrado en la Asamblea del estado de New York y en el  2010 fue designado senador. En el 2003, Bill Richardson fue seleccionado como el primer gobernador del estado de Nuevo México. En el 2005, Antonio Villaraigosa ganó la alcaldía de la ciudad de los Ángeles. Y ahora cada vez más hispanos están logrando una función importante en la dirección del destino de este país. No hay duda que los hispanoamericanos seguiremos dejando nuestra huella.

                               Rodolfo Flores, MSW
Trabajador Social
Ex Candidato al Consejo Municipal de la ciudad de New York
2001 y 2005

Comentarios

NO SE PERMITE EL PROMOCIONAR SERVICIOS O PRODUCTOS EN LOS COMENTARIOS.. Si deseas poner un anuncio, consulta nuestras opciones publicitarias. Si esta interesado ser un columnista Contáctenos.


Para hacer un comentario, llena tus datos a continuación.