LA FE EN EL CUSCO

Siempre se dice que Cusco es una ciudad sagrada, esto, sin lugar a dudas, se debe a que desde las primeras civilizaciones el hombre encausó una comunión con Dios a través de la naturaleza. Como sabemos, Qosqo representa el Ombligo del Mundo pero también significa Centro Vital o Centro de Energía donde se concentran los sentimientos de la humanidad y no solo eso hace que este lugar ostente tal distinción, ya que Cusco está rodeado por 12 montañas como si estas resguardaran la ciudad a los que los oriundos llaman Apus, energías superiores que rodean la tierra más importante de América precolombina.

[ADS]

Cusco hasta nuestros días es el centro donde acuden habitantes de todo el mundo en busca de energía especial y no solo con el   objetivo de rendir culto a estos cerros sagrados, sino con la intención  ofrecer sus conocimientos y ofrendas a la Pachamama (tierra) logrando un intercambio natural de sabiduría hombre-tierra llevando a la prosperidad al creyente y multiplicando la fe entre nuevas gentes cuando esta experiencia es compartida. Dicen que cuando un viajero llega, los montes y la fuerza de las milenarias piedras confabulan entre si para atrapar al visitante, quizá ello explique que algunos cientos de ciudadanos franceses, alemanes, italianos, entre muchos otros de diversas nacionalidades, lleguen a prendarse de Cusco como por arte de encanto quedándose para siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 palabras disponibles