Top

IGLESIAS EN CUSCO

Recomendar este artículo






Enviar a un amigo (Send to A Friend)

Iglesia y Monasterio de Santa Catalina

seccNotaperuiglesiacuzco Uno de las obras más destacadas de los tiempos Incas, edificada sobre la Plaza de Armas de Cusco, fue el Aqllawasi (Casa de Mujeres Escogidas, o Vírgenes del Sol).Este era una especie de monasterio Incaico construido especialmente para albergar a las mujeres nobles escogidas entre las más hermosas de las tierras quechuas. Estas musas andinas eran consagradas a la adoración del dios Sol, a la organización de las celebraciones, a la confección de los tejidos para el Inca y también para diversos proyectos religiosos. Asimismo, estas mujeres mostraban su talento culinario preparando el Sanqhu (pan ceremonial) y la Aqha o la sagrada chicha (cerveza de maíz). Otro detalle importante es que éstas guardaban su virginidad de manera perpetua dentro del monasterio  y durante el año entero del Sagrado Fuego producido en el Inti Raymi.

En este claustro existían dos categorías; las hijas de los Incas de sangre noble (consideradas las esposas del Sol) y las hijas del Alto Estado, herederas de los nobles preferidos (consideradas como las esposas del Inca). Estas niñas eran educadas bajo la tutela de las Mamakunas, quienes eran sacerdotisas muy diestras en las tareas domesticas y ceremoniales, ningún hombre las podía ver, ni siquiera el Inca, la Qoya (esposa principal del Inca) era la única que podía verlas.

Y, según las leyes de aquellos tiempos, si un hombre tuviese relaciones sexuales con alguna de estas mujeres, su familia,   amigos, él, su ganado y su pueblo, eran automáticamente eliminados por haber albergado y alimentado a tan hijo malo. Dicen que esta ley fue muy estricta pero nunca se aplicó ya que nadie la trasgredió.

seccNotaperuiglesiacuzco El Aqllawasi se encontraba donde actualmente existe la Iglesia y Monasterio de Monjas Dominicanas de Santa Catalina, que fue fundado por Lucia Isabel Rivera de Padilla en 1601 en la Ciudad de Cusco luego de que esta edificará el primer monasterio en Arequipa en 1559, que por el volcán de Waynaputina fue destruido al igual que la iglesia antigua que, como el monasterio, también fue demolida por consecuencia de un terremoto en 1650.

Luego de estas desgracias se iniciaron las labores de reconstrucción del monasterio de Cusco que duró 4 años. Los retablos que se encuentran en la iglesia y monasterio fueron obra de diversos artesanos locales. En este recinto se encuentran trabajos pictóricos de gran valor pertenecientes a la Escuela Cusqueña realizados por artistas anónimos. Dentro de la iglesia se encuentra una colección de realizada por Juan Espinoza de Monteros que personifican a Santa Catalina y la Virgen de los Remedios en la fundación del monasterio. También, se puede encontrar un cuadro grande de la Virgen de la Asunción y otro que representa a Santa Catalina hecho por el pintor cusqueño Lorenzo Sánchez Mefecit.

La iglesia también ostenta un altar de cedro dorado y en la parte alta al centro está la imagen del Sagrado Corazón de Jesús y Santo Domingo de Guzmán al lado de un púlpito tallado en cedro y otros 4 retablos dorados. En la actualidad, este es un hermoso museo del arte colonial y de repente el más completo de la ciudad. Otros detalles importantes es que en esta iglesia hay diferentes lienzos que representan al Señor de los Terremotos y otras que describen la vida y milagros de Santa Rosa de Lima.

Dirección: Santa Catalina Angosta 401

Teléfono: 51 (84) 226032

Horario: L- D 8:30  – 17:30 Hrs.

Costo: incluído en el boleto turístico

Iglesia y Convento de La Merced

Cusco-Convento-La-Merced El francés Pedro Nolasco fundó la orden religiosa de las Mercedarias en 1223. Este grupo religioso fue patrocinado por Diego de Almagro, socio y rival de Francisco Pizarro. La edificación del convento y la iglesia estuvo a cargo de Riña Sebastián de Castañeda, quien con las tierras donadas por Pizarro levantó una majestuosa obra arquitectónica que luego en 1650 fue destruida por un terremoto. Lo que en la actualidad se puede apreciar, pertenece a su reconstrucción en los años siguientes al desastre realizada por los maestros Martín de Torres y Sebastián Martínez, entre los años 1651 y 1659 que trasformaron el diseño antiguo de la iglesia por un concepto renacentista que expresa el proceso hacia el típico barroco cusqueño.

Esta iglesia se encuentra en la Plazoleta Espinar, en una de las esquinas de la antigua Cusipata o Plaza del Cabildo. Su fachada principal, de estilo renacentista, es menos conocida que su frente lateral por donde habitualmente se ingresa.  En 1946 el Papa Pius XII le otorgó el titulo de Basílica Menor.

Una de las características más resaltantes en la construcción de este claustro es que se talló la piedra como si fuese madera,  todo el monumento fue realizado en piedra, a diferencia de sus similares, que en muchos casos se combinó con piedra y el ladrillo de arcilla. El santuario posee una galería principal y dos pasillos estrechos. Su altar más importante es neoclásico con seis sólidas columnas de corinto. En el centro se encuentra la imagen de la Señora de la Misericordia, asimismo, en el fondo, se hallan otros retablos con diversas estatuillas entre las que destacan el Señor de Huanca y la cruz del Sacerdote de Urraca.

Cusco-Convento-La-Merced Otras de las importantes imágenes que atesora este sagrario es la imagen del Señor del Tambo del Montero que, según la tradición católica, fue azotado todos los viernes en la noche por la gente judía que se encontraba en Cusco. Debajo de su altar principal existe una cripta con los restos enterrados de Gonzalo Pizarro (hermano de Francisco Pizarro) y Francisco de Carbajal al que decapitaron, friendo en aceite su cabeza antes de enviarla a Lima. También se encuentran los cuerpos de Diego de Almagro (compañero de Pizarro y de Almagro el joven (hijo de Diego de Almagro).

Este fue un trabajo detallado y perfeccionista donde se luce lo pictórico y arquitectónico; “La Merced es un caso único de disposición por ser exactamente contrario a la mayoría de las fachadas de los demás templos, en que la portada queda al centro de las torres. Tanto esta particularidad como las proporciones de sus elementos y la interpretación de los mismos motivos ya empleados en otras obras cusqueñas, acentúan el carácter profundamente mestizo de este edificio”, escribió Héctor Velarde en su obra literaria Arquitectura Peruana y Otros Ensayos (1966).

Aquí se albergan varios lienzos pintados en 1763 por Ignacio Chacón  que representan la vida de San Pedro de Nolasco, así también Basilio Pacheco pintó una enorme lona que grafica a los piadosos de la orden, la vida de San Agustín también está reflejada en la pintura que se movió después de la destrucción de la Iglesia de San Agustín y el Convento. En este recinto se encuentra un museo donde se encuentra el vaso consagrado para la veneración del creyente que es de 1.2 mts. (3’4″) de alto y pesa 22.2 kg. (49 lb.).

La imagen del Sol que se encuentra en este convento fue hecha de oro puro por Luis Ayala de Olmos en el siglo XVII. Otro resaltante detalle de este lugar es una peculiar imagen de la Señora de la Misericordia y una bella sirena que está en sus rodillas cuyo cuerpo está formado por una perla, luego, el pedestal que fue realizado por Manuel Piedra en los primeros años del siglo XIX de estilo neoclásico francés que en la parte central tiene un Cordero de Pascua y hacia abajo dos pelícanos que representa la cristiandad.

Al respecto, sobre la majestuosidad de este monasterio, la estudiosa Alfonsina Barrionuevo afirma que en este lugar existen 1518 y gemas de multa, 615 perlas, 1 amatista, 1 topacio, 3 esmeraldas, muchas docenas de rubíes y otras piedras preciosas. También hay lonas anónimas entre las más destacables la Coronación de Virgen pintada por Bernardo Bitti, la Familia Santa de Diego Quispe T’ito.

También cuentan los historiadores que en este santuario reposa un  Cristo pequeño tallado en marfil, el oro predomina en las coronas, quemadores de incienso, candelabros, etc. Hay también frascos chinos y 8 mantos bordados con oro e hilos de plata que fue pertenencia de Raer Vicente Valverde (compañero de Pizarro). En este claustro hay muchas otras lonas; en un lado de su entrada hay una muy interesante hecha por Ignacio Chacón que representa a la Virgen María alimentando a su bebé al mismo tiempo Jesús y San Pedro Nolasco.

Dirección: Plazoleta Espinar

Teléfono: no especificado

Horario: 8:00 – 12:30 /14:00 – 17:30 Hrs.

Costo: S/. 5.00

Iglesia y Convento de San Francisco

100083184.TEAPyA2T.PeruJun08941 La orden franciscana fue fundada en Cusco junto con la conquista española en 1534 por Fray Pedro Portugués en el actual barrio de San Blas. Inicialmente, luego de cuatro años, la Iglesia y Convento de San Francisco tuvo que trasladarse al antiguo palacio de Qasana, que fue propiedad del Inca Pachacútec ubicado en la Plaza de Armas. En 1549 fue recién cuando encontró su residencia definitiva en el extremo de la Cusipata Inca, sobre terrenos que pertenecieron a Hernando Pizarro.

Al parecer, la construcción de la iglesia fue realizada por el arquitecto Fray Pedro Oquendo con la colaboración Francisco Domínguez Chávez y Arellano, arquitecto cusqueño que fungió de albañil principal y diversos picapedreros nativos como Sebastián Inca Roca y Juan Guamán de los pueblos de San Jerónimo y Caica. La cimentación de la iglesia fue arruinada por el terremoto de 1650 pero los trabajos prosiguieron concluyendo en octubre de 1651.

La estructura del santuario es relativamente simple, tiene una torre y  dos cercas hechas al estilo prehispánico. Según registros históricos, un sacerdote, en su afán por “modernizar” el templo, echó a perder sus obras de arte originales gracias a la inclusión de finas aplicaciones neoclásicas hechas en yeso. En el lugar existe un altar con la imagen de San Francisco de Asís y la Virgen de la Inmaculada Concepción. Se encuentran también 11 retablos hechos en yeso y un pulpito muy antiguo en cedro.

100083184.TEAPyA2T.PeruJun08941 Esta iglesia posee el claustro más antiguo en relación a otros santuarios de la ciudad, este conserva diversas influencias renacentistas que se confunden entre los colores impactantes de su techo lleno de tableros que lucen diversas obras pictóricas a través del tiempo. Asimismo, en este recinto se encuentra un inmenso lienzo que al parecer es el más grande de América, el mismo que mide aproximadamente 12 mts. (39 pies) de alto y 9 mts. (30 pies) de ancho y fue pintado en 1699 por Juan Espinoza del Monteros. Esta pintura representa las 12 estirpes de la orden franciscana y contiene 683 personajes, 224 escudos, armas y 203 leyendas.

Cabe resaltar, el coro de la iglesia que se grabó en cedro por los franciscanos Isidro Fernández, Antonio de Paz y Luis Montes en 1652. En este hay 93 imágenes de diferentes santos de la Iglesia Católica y numerosas lonas anónimas que pertenecen en su mayoría a la Escuela Cusqueña.

Dirección: Plaza de San Francisco

Teléfono: 51 (84) 221361

Horario: 9:00 – 16:00 Hrs.

Costo: S/. 3.00

La Compañía de Jesús

3207872499_904aa980dc Históricamente se sabe que los Incas poseían numerosos templos y palacios edificados sobre su plaza principal y uno de los más grandes y modernos fue el Amarukancha, pertenencia de Wayna Cápac que después fue transferida a Hernando Pizarro luego de la invasión española a Cusco. Sobre este lugar, en 1576, fue construida la Iglesia de la Compañía de Jesús, cuando estas tierras fueron propiedad de Diego Silva y Teresa Ordóñez, los descendientes del conquistador.

El fundador de la orden La Compañía de Jesús fue San Ignacio de Loyola que nació en España en 1491 y que llegó a Perú en 1568 al lado de otros sacerdotes para instaurar la orden jesuita y cimentar la primera capilla para “los indios” llamada Nuestra Señora de Loreto que fue destruida por el terremoto de 1650. Se desconoce quien fue el arquitecto que diseñó la iglesia que existe hasta nuestros días, aunque solo se sabe que la construcción de ésta duró 17 años y fue inaugurada en 1668.

Según la historia y entredichos entre los católicos, los jesuitas eran materialistas incurables que amasaron fortunas muy grandes con métodos malévolos y tenebrosos, razón por la que el rey de España Carlos III ordenó su separación en 1767 de todos los dominios de España en América. Luego de un inventario y la confiscación de todos sus bienes, lo más valioso fue enviado a España.

La Iglesia de la Compañía de Jesús está hecha básicamente con andesitas y posee la fachada más hermosa y mejor fabricada entre las iglesias de la ciudad, en la puerta de ingreso tiene una imagen de la Virgen de la Inmaculada Concepción trabajada en berengüela (material parecido al mármol), asimismo, tiene dos capillas exteriores adyacentes a la principal. Hacia el norte se encuentra la capilla de la Virgen de Loreto (conocida desde 1894 como la capilla de la Virgen de Lourdes), que hasta la actualidad sirve para el culto y en el extremo sur está la capilla de San Ignacio de Loyola que ha sido adjudicada a la Sociedad de Artesanos de Cusco.

La Compañía de Jesús contiene en su interior una sola nave donde destaca al fondo su altar mayor tallado en cedro y completamente dorado con hojas de oro que mide 21 metros de altura por 12 metros de ancho y fue realizado por Cristóbal Clemente hacia 1670. En la parte central del altar reposa la imagen de la Virgen de la Inmaculada Concepción, también hay un lienzo representando la transfiguración de Cristo y otra imagen de la orden de los jesuitas no identificada.

3207872499_904aa980dc Luego del sismo de 1986 y después de los trabajos de reconstrucción se halló una capilla subterránea debajo del altar mayor. En la parte superior, alrededor de sus ventanales de piedra se encuentran varios lienzos que representan la vida de San Ignacio de Loyola, pintados por Marcos Zapata y su asistente Cipriano Gutiérrez, también, al interior, a los lados de la puerta principal hay dos lienzos representando a San Ignacio de Loyola curando enfermos y en el otro triunfador sobre los herejes.

En la pared norte de la iglesia existen dos lienzos de gran valor histórico, uno de ellos representa el matrimonio del capitán español Martín García Oñas de Loyola -sobrino de San Ignacio de Loyola y apresador de Túpac Amaru I-, con Doña Clara Beatriz Qoya, hija de Sayri Túpac sobrina de Túpac Amaru I, heredera del marquesado de Oropesa. De esta unión nació Lorenza Ñunsta de Loyola que fue esposada por Don Juan de Borja, hijo de San Francisco Borja, cuyo matrimonio se representa al otro lado del lienzo.

También destacan en el cuadro Túpac Amaru, Sauri Túpac y la princesa Clara Beatriz con atuendo incaico y detrás un nativo sosteniendo la Achiwa (similar a una sombrilla pero hecha con plumas de aves de múltiples colores que era de uso exclusivo del Inca). El lienzo de la pared sur representa los matrimonios de Beltrán García de Loyola con Teresa de Idiáquez y de Juan Idiáquez con Magdalena de Loyola.

Dirección: Plaza de Armas

Teléfono: no especificado

Horario: no especificado

Iglesia y Convento de Santo Domingo / Koricacha

koricancha Era el templo principal de los quechuas en el Valle de Cusco, fue llamada en el incanato IntiKancha. Inicialmente esta iglesia estuvo asociada y dedicada a los ritos y deidades agrícolas. El monumento actual posee tres naves y una plataforma de construcción en forma de Cruz Griega, con una fachada y torre de estilo barroco. Tanto la iglesia como el convento fueron edificados sobre los cimientos del Koricancha (lugar de oro), sitio para la adoración del dios Sol y cuyo interior estaba cubierto por láminas de oro, afirman los cronistas.             

Dirección: Cruce Av. El Sol y calle Santo Domingo

Teléfono: no especificado

Horario: L-S 8:30 – 17:30 Hrs.

Costo:  S/.6:00

Comentarios

NO SE PERMITE EL PROMOCIONAR SERVICIOS O PRODUCTOS EN LOS COMENTARIOS.. Si deseas poner un anuncio, consulta nuestras opciones publicitarias. Si esta interesado ser un columnista Contáctenos.


Para hacer un comentario, llena tus datos a continuación.