Top

COMPRA DE VIVIENDAS EN PERÚ COMO INVERSIÓN (Parte 1)

Recomendar este artículo






Enviar a un amigo (Send to A Friend)

Edificio en construcción
No era inusual hace sólo 3 años, el poder comprar un apartamento de estreno en un distrito de clase media de Lima en menos de cincuenta mil dólares. En estos días es casi imposible conseguir una vivienda de las mismas características por menos de U$ 75,000 lo que significa un incremento en el precio de venta de la propiedad del 50% en apenas 36 meses, porcentaje muy por encima del índice de la inflación acumulada durante el mismo periodo, que fue de aproximadamente 12%.

La principal razón de este aumento de precio se debe fundamentalmente a la presión ejercida por la demanda, motivada especialmente por la disponibilidad de una gran cantidad de planes de financiamiento (otorgados con relativa facilidad por diversas entidades financieras), que por la mejora de los ingresos económicos de la población. El interés de la población por comprar es tan grande, que el inventario de viviendas terminadas es muy escaso; la gran mayoría de los inmuebles se ofrecen y son vendidas tan sólo “en plano” en tiempo récord. Esta situación hace temer que en un futuro se pueda generar una “burbuja inmobiliaria”, tal como acaba de suceder en los EE.UU.

Fachada Quattro En este contexto muchos se preguntan: ¿Es negocio comprar en la actualidad una vivienda en Perú como una inversión que genere ganancias en el corto plazo? La respuesta que dan los entendidos es que debido a que los bancos y otras instituciones de crédito están empezando paulatinamente a ser más cuidadosos en sus colocaciones (que se trasluce en requisitos más estrictos para el otorgamiento de préstamos hipotecarios), indica que en el futuro cercano la apreciación de las propiedades no va a registrar el nivel significativo mostrado en los últimos años. Asimismo, impulsada por el aumento en los precios de venta y la creciente demanda, la construcción de nuevas viviendas (especialmente edificios multifamiliares), ha experimentado un crecimiento como nunca antes se había visto, contribuyendo de esta manera, a que vaya cerrándose paulatinamente la brecha oferta-demanda.

Tal como lo fueron en su momento las combis, las cabinas de Internet y las moto-taxis, el negocio de moda en Lima es la construcción. Un gran número de empresas formales e informales están comprando terrenos o casas con la finalidad de demolerlas, y empezar a levantar edificios; esto sucede la mayoría de las veces sin considerar la densidad máxima recomendada por área. En muchos distritos de la capital se puede decir, sin llegar a exagerar, que no existe una sola “manzana” en la que no se vea una obra en ejecución.

Sin embargo, existe un nicho interesante de negocio: comprar o construir viviendas de determinadas características para ser alquiladas. Dentro de estas podemos distinguir dos posibilidades:

  • Comprar apartamentos “Premium”, en zonas preferenciales de Lima, tales como San Isidro, Santiago de Surco, Miraflores o La Molina, para alquilarlas a ejecutivos, funcionarios o diplomáticos extranjeros (contratos a corto, mediano o largo plazo).
  • Construir casas de playa o campo, en zonas que tengan gran potencial turístico con la finalidad de alquilarlas tanto a visitantes nacionales como extranjeros; tales como por ejemplo la zona de Máncora y las playas aledañas, el Valle Sagrado en el Cuzco, o los balnearios del sur de Lima (contratos por cortas temporadas).

Máncora Es bien conocido que el peruano le tiene temor a la palabra “alquiler”, pues inmediatamente la relaciona con la visión de inquilinos morosos y poco cuidadosos. Afortunadamente, hoy en día existen algunas agencias de “corretaje” que se especializan en este tipo de operaciones, dándole la debida seguridad al propietario. Estas agencias investigan el historial de crédito del potencial inquilino, solicitan la entrega de garantías o fianzas sólidas y usualmente logran pagos totales por adelantado.

La opción de comprar para alquilar le puede permitir al inversionista (con una buena planificación) no solo recuperar en corto tiempo su cuota inicial (“down payment”), y terminar de pagar su crédito hipotecario en menos de 10 años, sino que también eventualmente reservar su propiedad 1 ó 2 veces al año para disfrutarla durante sus vacaciones en Perú. En el próximo artículo analizaremos en detalle esta posibilidad, con ejemplos específicos y cifras reales.

Escrito por: Karl Friedrich Neumann, www.miviviendaenperu.com

Karl Friedrich es V.P. de Latin American Investment Properties y agente de bienes raíces con licencia en Florida. Desde 1995 ha escrito y registrado 40 manuales acerca de negocios y actividades productivas, los cuales han sido publicados en la mayoría de países de Latino América. Asimismo ha colaborado como columnista en diversos periódicos y revistas en México y Perú. Lo puede ubicar en el (305) 308-4252 o en informes@miviviendaenperu.com

Comentarios

NO SE PERMITE EL PROMOCIONAR SERVICIOS O PRODUCTOS EN LOS COMENTARIOS.. Si deseas poner un anuncio, consulta nuestras opciones publicitarias. Si esta interesado ser un columnista Contáctenos.


Para hacer un comentario, llena tus datos a continuación.