Top

CRONICA DE MI VIAJE AL CUSCO

Recomendar este artículo






Enviar a un amigo (Send to A Friend)

Machu Picchu, Peru  Lo decidí y me atreví a viajar 22 horas hasta la capital imperial. Una suerte de sueño y un colage de fotos se cruzaban entre mi cansancio y la ansiedad por llegar, una noche de calor, frío y angustia. Al día siguiente por fin el bus llegó y yo a punto de cumplir mi objetivo. Difícil sentirse provinciano y forastero en una ciudad de piedras color cobre, una metrópoli que encierra siglos de conquista (ya casi re-conquistada por el poder de los andes) en su Plaza de Armas conquistada por taxis marca Tico.

Cusco me da la bienvenida

Bueno, ya estaba en aquel lugar, no sabia adónde ir, se acercó un hombre mayor con cara de buena gente y me ofreció hospedarme en su casona a un precio razonable. Accedí y abordé el taxi (dije que eran Ticos?). Llegamos y entre la perorata de mi anfritión y mi dolor de cabeza por la altura, soporté que éste me contara las bondades de la ciudad y su riqueza invalorable.

Ese día dormí bastante, a la mañana siguiente con mi “mate de coca” de por medio hecho en el Ukukus por las manos de “Becho”, desayuné y me eché a la caminata -pues considero que es súper aburrido subirse a un taxi en Cusco-. Nunca había transitado por calles de ese tipo, todo empedrado, callejones largos, un cielo como pintado en un cuadro por un artista, era otra la atmósfera y el espíritu de aquella ciudad me invadía, la gente era diversa: estadounidenses, cusqueños, franceses, argentinos, italianos y casi todo el mundo congregado en un solo lugar.

Visitando Machu Picchu

Ya eran las 12 del mediodía y si mi memoria no me engaña, estaba listo para conocer Machu Picchu, esa capital de los incas -según la historia-, que solo conocía por postales y revistas de turismo. Ahora si subí a un taxi que me costó 3 soles  y me llevó hacia la estación del tren (siempre decía que algún día viajaría en tren y en barco, bueno lo del tren ya se me cumplió).

Habían dos tipos de servicios: uno súper VIP, muy cool que costaba 300 dólares la travesía (Cusco – Aguas Calientes – Cusco)… y luego el servicio para el pueblo, 30 soles en la misma ruta descrita, cómodos asientos que parecían una roca, velocidad controlada y venta a bordo de chicha, papa, choclo y queso ¡una maravilla! El tren era un híbrido, una mezcla de trasporte moderno con “la 10” que pasa por la Av. Brasil, ah y bueno también viajaban con nosotros uno que otro carnerito, gallinita y no sé que otro tipo de animales. El traslado duró 4 horas, ya me estaba exasperando, pero el paisaje que tenia frente a mi paliaba mi estadía en aquel vagón.

Llegamos a la parada final, el pueblo de “Aguas Calientes”, un lugar muy entrañable, de mucho comercio, un lugarcito que se las sabia todas, pues sus clientes en su mayoría eran turistas extranjeros que invertían en los restaurantes y abastos del lugar. Este pueblo queda exactamente debajo de Machu Picchu, digo debajo porque de ahí hay que abordar un mini bus para subir que cuesta 7 dólares ida y retorno Machu Picchu – “Aguas Calientes”.

El vehículo subía en curvas, había mucha neblina, poco a poco parecía que nos internábamos en el retroceso del tiempo, quedé un tanto asombrado por lo que estaba sucediendo, hasta que el conductor anunció que ya habíamos llegado, en ese momento desperté, preparé mi cámara y me alisté a bajar.

Imperio de los Inkas en el tiempo

Piedra de los 12 ángulos, Cusco Una larga cola de personas, una caseta de vigilancia y un inmenso fondo verde. Llegó mi turno, pagué 10 dólares para ingresar (así de caro está el Perú). Un caminito estrecho me llevó hacia el frente de un gran cerro, quizás un APU (Dios Inca) como dicen algunos, la sensación de estar en aquel escenario fue indescriptible, parecía que ahí no había tiempo, un emporio lleno de pequeños caminos, un laberinto en el que, según el guía, varios ya se habían perdido sin dejar el menor rastro, me asusté un poco, llegué hasta una quebrada, abajo un precipicio, miré con incredulidad y la sorpresa fue grande: aquel precipicio era infinito, esto parece de película gringa, pero créanme, es totalmente cierto, levanté la cabeza y estaba en el mismo lugar donde se produce la archiconocida foto de Machu Picchu.

El cielo lograba una intrínseca influencia sobre los que estábamos sobre aquellas rocas, el momento, o los momentos que viví fueron emocionalmente indefinibles y eso que yo no lo creía, ahora se que existe una fuerza superior en los andes, en la sangre que los incas derramaron sobre cada piedra de las que hoy admiramos. De regreso, luego de pasar por el InkaTerra (hotel cercano a Aguas Calientes), me quedé dormido para llegar rápido a la ciudad, en donde me esperaba en el embrujo de la noche cusqueña, hambrienta por hacerme vivir al ritmo de su convulsionada historia.

Por fin llegamos… cansado y con una extraña sensación de felicidad bajé del tren, llegué a la puerta de la estación y abordé el primer taxi hacia el lugar donde me hospedaba.

Cusco Nocturno

Calle en Cusco  Luego de un reparador baño salí del lugar donde me hospedaba y me zambullí en la magia de Cusco Nocturno, a la siguiente cuadra y bajo una acariciadora lluvia se encontraba Killa (Luna)–tan resplandeciente como el significado de su nombre-, artesana, hija de padre cusqueño con madre francesa, Killa aprovechaba la fachada con techito de un restaurante para exponer sus obras hechas en plata y demás aleaciones metálicas, hablaba mucho de la historia e imperio Inca, me contó que viajaba constantemente pues no era solo de esta tierra, era “ciudadana errante del mundo”, con su arte y negocio había cruzado muchas fronteras, paciente y con solo lo que el día le ofrecía vivía, no debía preocuparse por más, le compré algo, la mujer  parecía descendiente Inca, el color de su piel era especial y sus ojazos azules me llevaron a un trance, ella me dijo que me enseñaría un pueblo escondido y milenario, no tenía celular “nos vemos mañana en la plaza cuando el sol se vaya ocultando”… asumí que la traducción de eso era 6:30PM.

Continué mi periplo y aterricé en el Kamikaze, taberna clásica del centro del Cusco. “Ananau” en la versión del grupo Alborada sonaba en la sala principal, empecé a bailar -un sonido un poco extraño pero válido, estaba en Cusco-, luego de la rumba étnica salí ya a medianoche con dirección al local de Becho, La Sarita tocaba en vivo, pasaba las copas sin darme cuenta y entre tropiezos por la solitaria trasnoche llena de frío ya estaba en el Mama África donde terminé la noche.

Por cierto, al día siguiente acudí a la plaza para encontrarme con Killa… nunca llegó, nunca más la vi, por más que fui hasta aquella callecita en su búsqueda nadie me dio razón alguna.  Solo su extraño perfume y esa imagen fuerte como el poder de su mirada se quedaron conmigo, su bella estampa me acompaña y se refugia hasta hoy en el archivo infinito de mis emociones.

Carlos Huamán

Comentarios

NO SE PERMITE EL PROMOCIONAR SERVICIOS O PRODUCTOS EN LOS COMENTARIOS.. Si deseas poner un anuncio, consulta nuestras opciones publicitarias. Si esta interesado ser un columnista Contáctenos.


Para hacer un comentario, llena tus datos a continuación.




- ¿Por qué la pregunta? Para verificar que no eres un spammer


 palabras disponibles

5 comentarios en “CRONICA DE MI VIAJE AL CUSCO”


  1. Augusto, dijo:
    March 21, 2016 6:54 am

    Hola vivo en USA y desde hace algun tiempo vengo observando los comentarios de las personas nacionales y extranjeros, sobre el monopolio y los abusos de Perurail la compañia que tiene la consesion dada por los ineptos del gobierno incapaces de administrar y explotar esta importante via de acceso a las ruinas de Machu Pichu y aqui hay un punto muy importante que debe ser atendido por el proximo gobierno y las autoridades que salgan elegidas en la region Cuzco, dicho sea de paso la compañia Perurail lo unico que ha hecho es subir los precios de una manera exorbitante a mas del 800% de lo que costaba antes en la epoca de Enafer Peru, y esto no es todo lo mas abusivo es de que tengas que identificarte para que te obliguen a un determinado tipo de servicio y pagar una tarifa discriminante, esto es algo estupido y ridiculo haciendo de este tren el mas caro del mundo una triste y estupida categoria a nivel mundial. El que tenga dinero y desee viajar en estos servicios que lo haga, pero que hayga otras alternativas para el que no desee hacerlo en Perurail.

    [Reply]

  2. sr brownstone, dijo:
    February 8, 2016 4:28 pm

    Doy fe de los lugares que describe el narrador, existen, lo único que lamento es que su estadía en Cusco haya sido tan fugaz. hay tantos lugares´por conocer que sería necesario un mes completo para conocer.

    [Reply]

  3. Goseflo, dijo:
    March 9, 2009 7:11 pm

    Me parece muy bueno el comentario sobre las ruinas de Macchu Picchu, lo cual nos indica que el visitante se ha llevado buena impresion de los restos arqueologicos de nuestros ancestros. Ojala que esas buenas impresiones sobre nuestra cultura, sean vistas por turistas de otros paises, para que con su visita, nuestro pais pueda obtener mas divisas.
    Invito a todos mis conciudadanos, a visitar las ruinas de Macchu Picchu y puedan asi llevarse gratos recuerdos.

    [Reply]

  4. jesus, dijo:
    September 9, 2008 4:00 pm

    Que puedo decir de toda esta narracion, en realidad es como una pequeña obra en la cual cuenta aspectos inolvidables de su breve estadia en Cusco, creo que ha vivido intensamente y eso es lo cuenta en esta aventura que probablemente guarde un recuerdo imperecedero por el resto de su vida. Yo soy del Cusco naci en el Barrio de San Blas (El barrio de los artisitas), es ahi donde le falto ir. Pero si doy credito de los lugares que narra existen. Mis felicitaciones por esa desicion de visitar Cusco Cuna del Escritor Mestizo Inca Garcilaso de la vega.

    [Reply]

    jhon de la floricaso Reply:

    hola soy de ecuador me gustaría conoser la ciudad perdida,de los antepasados incas ya que nuestros civilizaciones,en ese entonces eran muy guerreros e intelingentes,que tenian la mejor capacidad mejor que la del presente,vivo en amsterdam-holanda,cuando viaje a ecuador viajaré a perú,a machupichu,yaultimamente,muchas relaciones con los ciadadano peruanos,y enn los ultimos tiempos muchos de los vuestros viven y trabajan en el ecuador,y ayudando al desarrollo econmico de los dos pueblos,y que la paz y la unidad perdure para siempre en nuestros pueblos;hasta pronto.

    [Reply]

Bottom